Volver

Yacimiento arqueológico

El Cañadón del Duraznillo y su zona costera albergan numerosos restos arqueológicos de diversos pueblos. Desde hace más de 20 años se realizan allí estudios sistematizados que incluyeron el descubrimiento de un chenque -montículo de piedra que constituyó el enterratorio de un adulto masculino- y de numerosas herramientas.

Los primeros registros de vida humana en la Provincia de Santa Cruz datan de hace 12.000 años, presencia derivada de la inmigración de pueblos procedentes del Norte. Excavaciones arqueológicas demuestran que su utilización de la costa marina es de por lo menos 7.000 años atrás. La abundancia de asentamientos identificados y las características de algunos de sus utensilios (arpones y rompecráneos) permite reconocer el desarrollo de una extendida cultura de cazadores y recolectores especializados en los recursos animales costeros.

Leer más...